Categorías
Colombia Curiosidades Puntos de Interés

Una basílica entera… sobre un pequeño puente. Este es probablemente el lugar más arrebatador y fotogénico de Colombia

El Santuario de Las Lajas, en Colombia, presenta una particularidad prácticamente única: está construido sobre un puente a 50 metros de altitud. Esta es la razón de su curiosa ubicación.

Sí, lo has leído bien. Una basílica sobre un puente. Alrededor del mundo el hombre ha sabido erigir suntuosos edificios de todo estilo que nos encantan y nos sorprenden por su tamaño, su diseño, su función, etc. El Santuario de Las Lajas, en Colombia, a parte de por su belleza arquitectónica, nos sorprende por su curiosa e inusual ubicación: en medio de un vertiginoso peñasco. Esta es su historia.

El Santuario de Nuestra Señora del Rosario de Las Lajas, o simplemente el Santuario de Las Lajas, es una basílica situada en el municipio de Ipiales, al sur de Colombia, que parecería directamente sacada del mundo mágico de Harry Potter o de El Señor de los Anillos.

Esta preciosa basílica gris y blanca de estilo neogótico, hecha de lajas, se encuentra atrevidamente situada en el cañón del río Guáitara. ¿Por qué? Por la aparición de la propia Virgen del Rosario en este lugar en el siglo XVIII. Cuenta la leyenda que, en su camino de regreso a casa, María Mesas, una indígena del lugar, y su hija Rosa buscaban refugio de una sorpresiva tormenta en esa zona del cañón del río cuando, de repente, la niña, declarada oficialmente sordomuda, exclama: "Mamita, la mestiza me llama…"

A razón de este milagro, en ese punto exacto se construyó primero una pequeña capilla de madera y paja que con los años se ha ido reconstruyendo y ampliando hasta obtener la apariencia con la que cuenta hoy, obra de los ingenieros J. Gualberto Pérez y Lucindo Espinosa. Y dado su extremo punto de construcción original, un puente de dos arcos que pudiera sostener la edificación compuesta de tres naves en medio del peñasco fue la elección ante la necesidad de ensanchar el santuario sagrado.

Un puente decorado con esculturas de ángeles que no solo facilita el acceso al gran número de peregrinos y turistas que visitan la basílica al cruzar el río y conectar ambos lados del cañón, sino que dota a esta obra arquitectónica de una elegancia, majestuosidad y originalidad únicas.

En Ningún lugar está lejos | Subiendo al reino de los cielos, la cúpula de la Basílica de San Pedro