Categorías
Barcelona España Historia Noticias Puntos de Interés

Una nueva luz llega a Barcelona: Una estrella de doce puntas corona la torre de la Virgen María de la Sagrada Familia

Una nueva estrella ha aparecido en el firmamento de la ciudad de Barcelona.

Desde este pasado 8 de diciembre, día de la Inmaculada Concepción, el Skyline de Barcelona cambió para siempre. A partir de ahora, cada noche, a 138 metros de altura, aparecerá una nueva estrella en el cielo de la ciudad.

Este nuevo faro de luz en Barcelona es una estrella de doce puntas, cada una de casi 3 metros, formada de vidrio texturizado y acero inoxidable, situada en la torre de la Virgen María de la Sagrada Familia. Su diámetro total en amplitud es de 7,5 metros y pesa nada menos que 5,5 toneladas. Por la noche, se iluminará con una luz blanca pura, pero incluso por el día, sus placas de vidrio con diferentes texturas crearán divertidos reflejos y juegos de luz con los rayos del sol.

La torre de la Virgen María ha sido la primera en completarse desde 1976, un hito muy celebrado, y con sus 138 metros es, por ahora, la torre más alta del templo. En palabras del cardenal arzobispo de Barcelona, Juan José Omella, quien bendijo la torre el pasado día 8 en su inauguración: “La ciudad tendrá una nueva estrella en su firmamento y el templo celebrará un hecho histórico porque verá culminada una nueva torre desde hace 44 años”. El papa Francisco también mandó un mensaje de felicitación que se emitió en una pantalla gigante.

Fue el propio Antonio Gaudí quien definió que el remate de la torre de María debía ser una «luz blanca». Una estrella dodecaédrica, con 12 puntas, fue la forma elegida como la más adecuada siguiendo la inspiración de las formas geométricas que el arquitecto modernista usó durante los últimos años. La estrella está diseñada para ser a prueba de rayos y de impactos de objetos de hasta 100 kilos.

Esta nueva estrella que, el arzobispo Omella afirma, “iluminará por siempre la ciudad de Barcelona” de forma imponente, trae la luz y la esperanza de que todo es posible con amor y determinación y eleva nuestra mirada al cielo del que podemos recibir inspiración para establecer la paz entre nosotros.