Categorías
Curiosidades Historia Sudáfrica

Ciudad del Cabo, Pretoria y Bloemfontein: Estas son las 3 capitales de Sudáfrica. Sí, lo has leído bien, 3.

¿Por qué Sudáfrica tiene 3 capitales?

Cuando hablamos de Sudáfrica, la mayoría pensamos en la famosísima Ciudad del Cabo como su capital. O bien, decimos que es Johannesburgo. Pero ninguna de estas respuestas es correcta. Sudáfrica tiene 3 capitales. A continuación te nombramos cuáles son y por qué.

Como su propio nombre indica, la República de Sudáfrica se encuentra al sur de África, es el país más meridional de este gran continente. Y es uno de los pocos países del mundo que divide los poderes gubernamentales en tres ciudades capitales distintas: Pretoria, como sede del Presidente y el Gabinete, es la capital administrativa; Ciudad del Cabo, como sede del Parlamento, es la capital legislativa; y Bloemfontein, como sede de la Corte Suprema de Apelación, es la capital judicial.

Parece ser que las tres ciudades capitales están estratégicamente ubicadas en todo el país: Pretoria al nordeste, Ciudad del Cabo al suroeste, cerca de Cabo de Buena Esperanza, y Bloemfontein en el centro. Eso sí, aunque cada una alberga un segmento importante del gobierno, si se pregunta por una sola capital, la mayoría de personas señalan a Pretoria. Mientras, la renombrada ciudad de Johannesburgo, sede del Tribunal Constitucional de Sudáfrica, destaca por ser la ciudad más grande y poblada del país, así como el principal centro económico y financiero del territorio.

La razón de que Sudáfrica tenga tres capitales la encontramos en la historia de este país y se remonta al fin de la segunda guerra anglo-bóer. Cuando los británicos derrotaron a los afrikáneres o bóeres en 1902, se estableció la soberanía británica sobre todas las repúblicas sudafricanas. Pocos años y varias negociaciones después, en 1910, la Ley de la Unión fue aprobada y las Colonia del Cabo (Ciudad del Cabo), de Natal, la Colonia del Río Orange (Bloemfontein) y de Transvaal (Pretoria), se unieron como provincias de un solo estado, la nueva Unión Sudafricana, predecesora de la actual República de Sudáfrica.

Dentro de todo este panorama, hubo desacuerdos acerca de cuál debía ser la capital de la nueva Unión. Así que, finalmente, se decidió dividir las "ventajas de la capital" entre cada provincia para difundir el poder de forma equilibrada en todo el país. Y esa división todavía hoy se mantiene en esta nación que, por su gran diversidad de culturas y creencias religiosas y la larga cantidad de idiomas reconocidos como oficiales, nada menos que once, se la conoce como la nación del arco iris.