Categorías
Curiosidades

Por qué una borrasca se llama Gérard o Fien: así funciona el criterio para nombrar estos fenómenos meteorológicos

Gérard o Fien son nombres que escuchamos mucho últimamente. Borrascas que pueden traernos nieve y un tiempo peculiar, pero que también pueden llevarnos a una simple pregunta ¿por qué las nombramos así?

Desde este pasado lunes día 16 ha llegado a la Península Ibérica y las Baleares una borrasca que está impactando fuertemente en las condiciones climatológicas. Esta borrasca ha recibido el nombre de "Gérard". Se rumorea en las redes que se ha bautizado así por Gerard Piqué, pero no es cierto. Hay establecido un proceso sistemático para la elección de estos nombres.

Los organismos que dan nombre a las borrascas

Desde 1954 hasta 2015, la única entidad encargada de escoger el nombre de las borrascas y los anticiclones de gran impacto que llegaban a Europa era la Universidad de Berlín. Sin embargo, desde entonces Reino Unido, Irlanda y los Países Bajos decidieron unirse en lo que se conoce como el "Grupo Oeste Europeo" y elaborar ellos mismos una lista de nombres para las borrascas que afectaran sustancialmente a uno de sus países.

De la misma manera, en 2017, España, Portugal y Francia decidieron hacer su propio grupo: el Grupo Suroeste Europeo. Al cual se unió también Bélgica, dos años más tarde. Así pues, la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), junto con la MétéoFrance, el Instituto Português do Mar e da Atmosfera (IPMA) y el Real Instituto Meteorológico de Bélgica (RMI) es la encargada por parte española de la asignación de los nombres de las borrascas que suceden en estos países.

¿Qué criterio siguen? En orden alfabético alterna nombres masculinos y femeninos, lo que se conoce como el "método cremallera". Similar al procedimiento que se sigue para nombrar los huracanes, el Grupo Suroeste Europeo tiene hechas seis listas rotativas de nombres, una para cada año. Así que, al cabo de seis años, se vuelve a empezar por la primera. La de este año 2022-2023, por ejemplo, ya se utilizó en 2016.

Las listas de estos nombres, ya conocidas, se disponen en círculos y se van siguiendo en sentido antihorario con la intención de emular el movimiento de las borrascas en el hemisferio norte.

Y ¿por qué se eligen nombres propios de personas? Parece que desde la Organización Meteorológica Mundial creen que los nombres de personas son más fáciles de recordar que, por ejemplo, términos técnicos. Este es el simple motivo. A mención de lo cual, también es importante recordar que no todas las borrascas reciben nombre, solo aquellas que tienen un gran impacto y que traen consigo cambios atmosféricos drásticos. Fuertes vientos, lluvias o nieve que, según como, pueden incluso llegar a causar daños.

Así pues, siguiendo las borrascas que han estrenado este ciclo invernal de principios de 2023, con el círculo de nombres de este año, nosotros mismos podremos ir conociendo de antemano el nombre de las posibles borrascas que puedan venir.

En Ningún lugar está lejos | Un euro, un árbol. Reforestar y renovar nuestro planeta nunca ha sido tan sencillo gracias a One Tree Planted