Categorías
Alemania Puntos de Interés Temporadas

Cada día un espectáculo sorpresa: este es el mayor calendario de Adviento del mundo, y está en Alemania

En Gengenbach se encuentra el calendario de Adviento más grande del mundo, y también el más bonito.

El Calendario de Adviento es un calendario de «cuenta atrás» que permite a los más pequeños de la casa, y a los no tan pequeños, contar cuántos días faltan para Nochebuena. Hoy en día, de calendarios de Adviento hay muchos y muy variados. Hay los que cada día que pasa nos ofrecen un dulce o caramelo, los que nos ofrecen pequeños juguetes o una imagen o una reflexión, también hay con bolsitas de té, con libritos e incluso de cosméticos. Hay opciones para todos los gustos, pero si quieres ver el más grande y espectacular de todos los calendarios de Adviento deberás dirigirte a Gengenbach, Alemania.

Un ayuntamiento convertido en calendario

La pequeña localidad de Gengenbach, ubicada en la región de la Selva Negra, al sur de Alemania, es uno de esos pueblos de cuento de hadas, con sus pequeñas casitas de colores con entramados de madera, calles empedradas y un elegante campanario, que en Navidad se transforma en una postal viviente con gran encanto y magia. Y es justamente en esta ciudad donde se encuentra el calendario de Adviento más grande del mundo: la fachada de su ayuntamiento.

Cada día del 1 al 24 de diciembre, a media tarde, cuando empieza a oscurecer, los habitantes y visitantes de este pintoresco pueblo se reúnen ante la fachada del edificio principal de la ciudad, que abre una de sus ventanas para mostrar una sorpresa. El acontecimiento, además, se acompaña de una representación musical o incluso de una pequeña actuación teatral enfrente del edificio.

La fachada de este ayuntamiento, neoclásica, adornada con flores y plantas de todos los colores, sorprende cada día con imágenes de personajes tan conocidos como Harry Potter, Pippi Calzaslargas o El Principito. Cada año se escoge un tema, artista o movimiento concreto para dar coherencia y énfasis al relato que narra la fachada al ir desvelando sus sorpresas. Para el disfrute de todos, las escenas navideñas que se van revelando permanecen descubiertas incluso pasada Nochebuena hasta el 6 de enero. Y todo ello se desarrolla acompañado por el gigantesco árbol de Navidad que se yergue majestuoso en la plaza delante de la Casa de la Villa y el mercadillo navideño con paradas de artesanía, comida o vino por el que pasearse y comprar alguna decoración navideña.

El encanto de este pequeño pueblecito es tal que hizo que Tim Burton lo escogiera para una de las tomas de la película Charlie y la fábrica de chocolate. Un encanto que proviene, en parte, del cuidado, el cariño y las buenas ideas de los mismos habitantes, que han tenido la brillante visión de convertir la fachada de su ayuntamiento en un calendario del Adviento. El más grande del mundo y probablemente el más bonito, envuelto por la magia y la belleza de la Navidad.

Imágenes | Sightseeing Scientist