De la tierra al cielo, la evolución de los cultivos: huertos urbanos de azotea

El huerto urbano más grande del mundo se está construyendo en París. Fresas, tomates, pepinos y otras frutas, verduras y plantas aromáticas crecerán en la capital francesa mientras gozan de vistas a la Torre Eiffel.

En la azotea del Pabellón 6 del Expo Porte de Versailles de París, el mayor parque de exposiciones de Francia, se está construyendo el huerto urbano más grande del mundo. A 15 metros de altura, con 14.000m2 de terreno cultivable (como dos campos de fútbol), veintidós jardineros cultivarán 30 especies diferentes de plantas a tan solo unos minutos de la Torre Eiffel.

Estas plantas crecerán en jardines verticales sin tierra, con sistemas hidropónicos y aeropónicos. Este último es de los sistemas de cultivo más punteros en la agricultura moderna en el que las raíces suspendidas en el aire cuelgan sobre un sistema especializado que las rocía con una mezcla de agua y nutrientes. Es el método que menos agua y energía consume por metro cuadrado de cultivo y, además, reduce la aparición de enfermedades y permite cultivar muchas más plantas en menos espacio. Y, muy importante, no usarán ni pesticidas ni fertilizantes químicos.

Este huerto urbano será operado por la empresa especialista en agricultura urbana Agripolis y cuentan con que llegue a producir unos 1000 kg de frutas y verduras diarias en la temporada alta. Pero no solo ellos, los ciudadanos también podrán participar de este proyecto, pues está previsto que se puedan alquilar 140 pequeños lotes para que los parisinos cultiven sus propios alimentos en esta exclusiva zona de la capital francesa.

Los alimentos producidos en este huerto estarán disponibles para la venta, pero también se podrán disfrutar en el menú del restaurante Le Perchoir, situado en la misma azotea.

Cultures en Ville, equipo que diseña y construye ecosistemas vegetales urbanos, será el encargado de los servicios y eventos, pues se ofrecerán visitas educativas y talleres para empresas relacionados con la agricultura urbana.

Con el objetivo de poder ofrecer productos locales y de calidad, este proyecto es un ejemplo de ecosostenibilidad que usa nutrientes orgánicos, respeta los ciclos naturales y minimiza la huella de carbono, y convierte Paris Expo Porte de Versailles en un modelo de la producción responsable y del desarrollo sostenible. Está en línea con el objetivo de París y su proyecto Parisculteurs de plantar 100 hectáreas de vegetación, techos, fachadas y muros verdes, en toda la capital, con 30 de estas hectáreas destinadas a la agricultura urbana. Este huerto urbano se prevé que esté terminado completamente en 2022.

Es reconfortante ver que se están implementando estas formas revolucionarias de cultivar plantas y alimentos cerca del cielo, en las azoteas, y en el corazón de las ciudades, lo que las revitaliza, nutre y abastece y las hace autosuficientes, con beneficios económicos y medioambientales.

Imágenes | The Guardian