¡Los jardines de Buckingham Palace se abren a la población por primera vez en la historia!

Después de casi 70 años de reinado, este verano la reina Isabel II ha decidido abrir el acceso a los jardines de Buckingham Palace a toda la población.

El diseño de los jardines de Buckingham actuales data de 1825, cuando Jorge IV convirtió Buckingham House en un palacio. Con unas casi 16 hectáreas, este “patio trasero” de la Reina conforma el jardín privado más extenso de todo Londres.

Ahora, según el Royal Collection Trust, desde este pasado 9 de julio hasta el 19 de septiembre, esta extensión de área verde imperial estará abierta al acceso general y los visitantes podrán pasear por los jardines con total libertad. Y parece ser que es tanto el interés por descubrir los terrenos privados de la Reina que la demanda de entradas es desbordante.

Los jardines albergan más de 1000 árboles y 325 plantas silvestres distintas, 30 especies de aves, así como la Colección Nacional de Moras. Descrito como "un oasis amurallado en medio de Londres", los visitantes podrán contemplar la belleza y majestuosidad de estos jardines palaciegos, incluso podrán ver los plátanos que fueron plantados por la reina Victoria y el príncipe Alberto y observar de primera mano el famoso lago con su cascada y su isla donde viven las abejas de palacio.

Estos dos plátanos, conocidos como Victoria y Alberto, son los más famosos del jardín y fueron plantados por la Reina y su consorte hace más de 150 años.

Tradicionalmente, hace años que en verano se abren al público las State Rooms del palacio, pero este año esta costumbre ha sido cancelada ya por segunda vez consecutiva, así la reina ofrece una alternativa única de disfrutar de un día en los jardines de palacio. Los visitantes podrán traer su propia comida o comprarla en pequeños puestos en los jardines.

Este verano quien tenga interés podrá hacer un picnic en el césped de los jardines reales mientras disfruta de su esplendor y suntuosidad y admira unas vistas al palacio de Buckingham desde una perspectiva completamente nueva, experimentando desde dentro este oasis real. Es una gran alegría ver este cambio de actitud en La Corona, que sale del hermetismo tan arraigado en las tradiciones de la familia real británica para compartir sus pertenencias con toda la población.

Imágenes | Royal Collection Trust, BBC y National Geographic