En 2023 el Coliseo de Roma estrenará una nueva arena retráctil

Después de más de un siglo, un suelo retráctil cubrirá de forma "orgánica" el hipogeo del Coliseo y ahora se podrá caminar a través de una de las atracciones más famosas de Roma.

Cuando el Coliseo o el Anfiteatro Flavio fue inaugurado en el año 80 d.C., el terreno de juego, la arena, era en realidad una plataforma de madera cubierta de arena. Esta tenía una serie de trampillas y montecargas que comunicaban con el hipogeo, una sucesión de túneles, mazmorras y jaulas donde estaban los gladiadores, los animales, se montaban los decorados, etc., situado debajo de la arena, en el subsuelo. De esta manera, a lo largo del espectáculo, de forma bastante rápida y eficiente, podían comunicarse ambas partes y los gladiadores y animales aparecían directamente en pleno campo.

Pero hace más de un siglo que la cubierta de madera original ya no se conserva, los arqueólogos la retiraron prácticamente entera cuando empezaron a excavar los niveles subterráneos, así que cuando se visita el Coliseo se ve este laberinto subterráneo.

En 2014 el ministro de Cultura italiano, Dario Franceschini, propuso la idea de reconstruir la arena del Coliseo. Ahora, después de siete años, este pasado 2 de mayo el ministro anunció que Milan Ingegneria, ganadora del concurso, llevará a cabo este proyecto que se espera que esté terminado para 2023.

La nueva arena de 3000 m2 imitará el trazado de la original y se colocará a la misma altura en la que estaba, integrándose de forma "orgánica" y respetuosa con el resto del monumento: las vigas simplemente se apoyarán en los muros existentes sin invadir la estructura, lo que además hace que sea reversible.

x

Esta plataforma también será retráctil, estará formada por una serie de paneles móviles de fibra de carbono recubiertos con madera Accoya, de gran resistencia y durabilidad. Estos paneles tendrá diferentes configuraciones que se podrán activar por control remoto. Así habrá la posibilidad de cubrir o descubrir rápidamente el subsuelo para dejar a la vista los espacios subterráneos.

Este proyecto tiene como principal objetivo la protección y conservación de la estructuras arqueológicas que todavía se mantienen del hipogeo. En el perímetro contará con 24 unidades de ventilación mecánica que controlarán la humedad y la temperatura de la zona subterránea, y cuando esté cerrado permitirán renovar completamente el aire en 30 minutos.

Además, esta construcción recreará tanto la apariencia como el uso y función del original, permitiendo que el público descubra la "compleja maquinaria organizativa y escénica presente en los espectáculos de la época romana".

La restauración integral del Coliseo, el mayor anfiteatro del mundo antiguo con una capacidad de hasta 87.000 espectadores, también le devuelve su valor social y abre incluso la posibilidad a que de forma esporádica sea usado para eventos como conciertos u obras de teatro.

Imágenes | Milan Ingegneria