¡Este verano podrás alojarte en Versalles!

Sí, en el palacio de Versalles. No cerca, no al lado, dentro de los límites de este famosísimo palacio francés.


El Château de Versailles, ubicado a unos 20km de París, sirvió por más de cien años, desde 1682 hasta 1789, como residencia real de las cortes de Luis XIII, Luis XIV, Luis XV y Luis XVI. Convertido en museo desde 1837, hasta el día de hoy es uno de los símbolos culturales más claros del esplendor de la realeza.

Y ahora, desde el 1 de junio de 2021, con la apertura del nuevo hotel de la prestigiosa cadena de Airelles, Château de Versailles, Le Grand Contrôle, está disponible para todos el disfrute antes exclusivo de levantarte como un rey o una reina y poder gozar de las comodidades, placeres y entornos de Versalles.

Concretamente podrás alojarte en una de las 14 lujosas habitaciones y suits de Le Gran Contrôle, completamente restaurado, junto con Le Petit Contrôle y el Pavillon des primera cent marches, que ofrecen vistas a l'Orangerie, la Pièce d'Eau des Suisses y The Palace.

La cadena Airelles es conocida por hacer que el huésped se sienta mejor que en su propia casa, con todos los cuidados y atenciones del arte del servicio francés. En este nuevo hotel claramente lo llevarán a un mayor nivel, ofreciendo tratos de realeza en todo momento.

A lo largo de tu estancia podrás pasear libremente por 8km2 de jardines espectaculares y explorar de forma exclusiva los salones y apartamentos del palacio en los que en su día se congregó la élite y nobleza de Europa. También disfrutarás de "versiones renovadas" de los clásicos de la realeza, con el restaurante Alain Ducasse y el spa Valmont.

La decoración de las habitaciones, salas y sus muebles está diseñada por el arquitecto e interiorista Christophe Tollemer y elaborada por artesanos franceses. Han estado cuatro años restaurando la propiedad con un gran respecto por el original, manteniendo con exactitud y autenticidad todo el estilo de la glamurosa época pasada del siglo XVIII, pero con todos los conforts y avances contemporáneos. El hotel usa energía geotermal para calentar las estancias, todo el plástico presente es reutilizable y, manteniendo el diseño, el mecanismo interno de los candelabros antiguos se ha cambiado por luces LED.

Templo del Amor en el Trianón

En 2016, la Institución Pública del Palacio de Versalles adjudicó a Airelles y a Ducasse Paris el contrato para hacer del Le Grand Contrôle un hotel de lujo, que abrirá sus puertas este verano con tarifas a partir de los 1.700€. Desde que entres por la puerta dispondrás de tu propio mayordomo. Además, de forma exclusiva y sin visitantes, podrás hacer tours por el palacio de Versalles, ver los Apartamentos de Estado del Rey y la Reina, el Salón de los Espejos, la Ópera Real y la Capilla Real y descubrir lugares escondidos no accesibles al público habitual. También podrás visitar en la intimidad el espectacular Trianón para ver las fantásticas reformas y construcciones encargadas por Marie Antoinette, como la aldea de la Reina o "Le Hameau de la Reine". Airelles pone a tu disposición barcos eléctricos y carros de golf para explorar con comodidad el Gran Canal y los jardines y terrenos del palacio sin prisas. Además, podrás relajarte en el spa de la marca de Valmont con una amplia oferta de tratamientos y usar la piscina cubierta climatizada de 15 metros.

El Salón de los Espejos

Por un precio añadido, el hotel ofrece experiencias más distinguidas, como visitar sin interrupciones el Salón de los Espejos, una sesión de fotos luciendo los mismos trajes usados para la serie "Versalles" o un día descubriendo los favoritos de Marie Antoinette, la obra de André Le Nôte, el jardinero real, o de Blaise-Henri Arnoult, el técnico de teatro real.

El excepcional restaurante del hotel, con vistas a l'Orangerie, será el Ducasse Paris, del prestigioso chef de alta cocina Alain Ducasse, que cuenta con 20 estrellas Michelin, quien se inspirará en los platos tradicionales del pasado elaborados con productos locales. Después del té de la tarde, por la noche, la cena, un festín de cinco platos, será servida por el personal entrenado en el arte ceremonial de mesas de hace tres siglos. Aunque, por supuesto, puedes pedir ser servido en tu habitación y comer en intimidad, como lo hacía Luís XIV.

Este hotel puede "privatizarse" para ti, tu familia y amigos. Por 24 horas, un fin de semana o una semana entera, puedes ser el único propietario de Le Grand Contrôle. Y también está abierto para organizar eventos especiales para celebraciones o conmemoraciones.

Es evidente que este es un hotel único en el mundo en el que te adentras a un viaje a los lujos de la vida cortesana francesa del siglo XVIII. Con beneficios y privilegios de acceso exclusivo al grandioso palacio de Versalles y sus delicados y extensos jardines y propiedades. Todo ello preparado con toda la pompa para sentirte como un emperador o una emperatriz.

Imágenes | Airelles