Casas impresas en 3D ¡Revolucionando la construcción de viviendas!

"Nuestra misión es reimaginar el enfoque de la construcción de viviendas para que la vivienda asequible y digna esté al alcance de todos en todo el mundo." Este es el noble objetivo de la empresa ICON.

Jason Ballard, Alex le Roux y Evan Loomis, los tres cofundadores de ICON, se dieron cuenta de que la construcción de viviendas no ha cambiado desde la Edad Media. Afirman que los métodos tradicionales de construcción de viviendas son ineficientes y derrochadores, además de que la construcción no ha seguido el ritmo de la demanda y el crecimiento de la población. Todo esto ha provocado una crisis de la vivienda. Los costes superan la asequibilidad del ciudadano medio y significa también que es casi imposible proporcionar viviendas adecuadas en países subdesarrollados. Así, sus propósitos son claros: asequibilidad, sostenibilidad y disponibilidad. Para eso han tenido que desarrollar nuevas tecnologías de robótica, software y materiales avanzados que amplían los límites actuales en la capacidad de construcción.

¿El resultado? Vulcan. Una impresora robótica con un sistema de grúa pórtico con gran precisión que exhibe un diseño elegante y estilizado. Todo su funcionamiento lo controla un software que se maneja a través de un iPad o tableta —es decir, de forma portátil, sin la necesidad de un megaordenador que prácticamente no puedes mover ni trasladar— que presenta una interfaz de usuario sencilla, intuitiva y fácil de comprender. Una iluminación LED integrada permite imprimir por la noche o en condiciones de poca luz. Y el desarrollo no para, ahora ya existe Vulcan II.

La impresora utiliza un material innovador llamado "Lavacrete" que es una mezcla a base de cemento Portland diseñada específicamente para este estilo de construcción de viviendas. Combina materias primas fáciles de obtener, es resistente a una compresión de 35KPa, genera una envoltura térmica, es capaz de soportar condiciones climáticas extremas y permite construir con mayor rapidez, a un coste mucho menor y con muchos menos residuos.

Esta mezcla, que además varía según el clima, la humedad, altitud y otras características climáticas de donde se vaya a construir, llega a la impresora gracias a un "sistema automatizado de suministro de materiales" llamado Magma, que mezcla el Lavacrete con otros aditivos y agua automáticamente a partir de depósitos incorporados, sin necesidad de mezclar o verter manualmente, simplemente apretando un botón. Usan madera, metal u otros elementos para el tejado, las ventanas y demás acabados de la construcción.

Las impresoras, que se transportan en remolques personalizados, están diseñadas para ser utilizadas en áreas con acceso limitado al agua, la electricidad y la infraestructura comúnmente necesaria para la construcción tradicional.

En 2018, con Vulcan, ICON construyó la primera casa impresa en 3D en Austin, Texas, Estados Unidos, que podemos ver en las fotos de arriba, en menos de 24 horas y con un coste de 10.000 USD; aunque afirman que, a diferencia de esta primera prueba, las futuras casas unifamiliares, que pueden llegar a medir 185 m2, costarán unos 4000-6500 USD. Y, a partir de esta primera casa, han demostrado su eficacia, habilidad y capacidad en hacer realidad este sueño con una serie de proyectos.

New Story y ÉCHALE se han juntado con ICON para construir la primera comunidad de viviendas impresas para las familias sin recursos que viven en barracas en Tabasco, México. Este proyecto que consta de 50 casas —de una sola planta, con dos habitaciones, un comedor, una cocina y un baño— dará un hogar digno y seguro a 50 familias, muchas de ellas pertenecientes a una población indígena que históricamente ha quedado al margen de los programas gubernamentales. Al encontrarse en una zona sísmica, esta comunidad de viviendas la han diseñado por encima de los requisitos de seguridad estándar para garantizar que dure generaciones. Y está planeado que el proyecto se amplíe para llegar a más familias. ICON también se ha asociado con Mobile Loaves & Fishes (MLF) para crear casas para los sin techo en Austin, Texas.

"Los métodos de construcción convencionales tienen muchos inconvenientes y problemas que hemos dado por sentados durante tanto tiempo que hemos olvidado cómo imaginar una alternativa", dice Jason Ballard, cofundador y CEO de ICON. "Con la impresión en 3D, no solo tenemos una envoltura térmica continua y casi cero residuos, sino que también tenemos velocidad, una paleta de diseño mucho más amplia, una resistencia de nivel superior y la posibilidad de un salto cuántico en la asequibilidad. Esto no es un 10% mejor, es 10 veces mejor".

ICON también ha empezado a conceder licencias de su tecnología para que distintas ONG y gobiernos puedan mejorar las condiciones de muchas familias rápidamente. Y ahora Vulcan ya está a la venta, pues, de hecho, gracias a las mejoras en automatización, mecatrónica y software especializado, puede ser usada por cualquier persona con una formación básica.

"La humanidad ha estado construyendo casas de la misma forma por más de 1000 años. Es tiempo para un nuevo paradigma… un paradigma que ponga la asequibilidad, resistencia, belleza, confort y dignidad al alcance de todos en este planeta", expresa Jason Ballard.

Con décadas de experiencia en tecnología sostenible e innovación en la construcción, ICON realmente está revolucionando la forma de construir viviendas. Están construyendo el futuro en el que todos los seres humanos podrán vivir en un hogar confortable y cálido, y además respetable con el medio ambiente. Con su tecnología han sintetizado el proceso de construcción tradicional y lo han llevado al próximo nivel. Y, según ellos, esto solo es el principio, es "tiempo para un nuevo paradigma". Están haciendo una labor celestial.

Imágenes | ICON