La pista de aterrizaje del antiguo aeropuerto de Shanghái convertida en un gran parque público

Longhua Airport operó por 80 años hasta el 1949 como el único aeropuerto civil de Shanghái y cerró definitivamente en 2011. Ahora, el estudio de arquitectura Sasaki ha convertido su pista de aterrizaje de 1830 metros de largo en un abierto y expansivo parque lineal.

Situado en Xuhui Riverfront Area —el área cercana al río que limita el distrito de Xuhui—, Sasaki describe este parque, el Xuhui Runway Park, como un "proyecto innovador de revitalización urbana que da nueva vida a una pieza única de la historia de Shanghái."

El proyecto incluye una carretera pública con carril bici y un parque, uno al lado del otro. Así planea reflejar la dinámica propia de una pista de aterrizaje, creando diversos espacios lineales interconectados para vehículos, bicicletas y transeúntes que "sirve como una 'pista' para la vida moderna, ofreciendo un espacio de recreación para las comunidades cercanas, así como un respiro de la reurbanización de alta densidad de los alrededores."

El parque se divide en una serie de pequeños campos, con zonas ajardinadas, un espacio de recreo, un gran estanque, miradores, fuentes, etc., conectados entre sí por caminos pavimentados. Estos están planeados también para la posibilidad de llevar a cabo diversas actividades en las distintas zonas, como por ejemplo eventos culturales, espectáculos, reuniones sociales o incluso la observación de aves y de la fauna presente.

El parque integra bastantes hábitats de vida silvestre, tanto terrestres como marinos, y hay un total de 82 especies distintas de plantas, el 100% de las cuales son especies nativas del delta del río Yangtsé. Hay plantadas seis hileras de arces tridentes, árboles de hoja caduca "en forma de avión", a lo largo de la cera, del carril bici y la mediana de la carretera, lo que crea un microclima confortable, menos ruidoso y permite ver el paso de las estaciones.

En su interés por reflejar la historia del lugar, Sasakai decidió integrar porciones de hormigón de la pista de aterrizaje original en el parque; el camino peatonal principal, por ejemplo, aún conserva parte de las marcas de dirección originales. Además, el diseño de los bancos y accesorios del lugar, como las luces, pretender recordar los elementos de un avión, por ejemplo las alas.

El Xuhui Runway Park ha sido construido con un enfoque sostenible desde el punto de vista ambiental, social y económico. La elección de los materiales locales, que apoyan la economía del lugar, y el método de transporte y construcción respetuosa con el medio ambiente son buenos ejemplos.

"El parque fue diseñado para recoger el agua de lluvia de escorrentía de los alrededores con un gran "jardín de lluvia" en el extremo norte del parque y una cuenca de recogida construida bajo un humedal situado al sur." Es el primer sistema de este tipo en ser construido en la ciudad de Shanghái. "Además, una porción de las aguas pluviales contaminadas de las urbanizaciones y calles circundantes se almacenan y limpian dentro del propio parque para poder utilizarlas en sus fuentes y para regar." "La calidad de las aguas superficiales es un tema de gran preocupación en la ciudad de Shanghái", comenta Dou Zhang, director asociado senior de la oficina de Sasaki en Shanghái a Dezeen. "El proyecto del Runway Park nos ofreció una oportunidad sin precedentes de utilizar la tecnología más avanzada para compensar el impacto negativo de la escorrentía de la calle mientras se diseñaba el parque y la calle simultáneamente."

Es magnífico ver que se realizan estos proyectos que renuevan y dan utilidad y vida a espacios en desuso para beneficio de toda la comunidad; conviertiéndolos en centros verdes donde reunirse, descansar y jugar, espacios tranquilos y sosegados fuera del bullicio que impulsan y permiten un nuevo estilo de vida para los ciudadanos.

Imágenes | Sasaki