La Estrella de Belén la podemos ver en el cielo la próxima noche del 21 de diciembre, día del solsticio de invierno, el amanecer del año

Este diciembre podrá verse por primera vez en casi 800 años la conjunción de Júpiter y Saturno que en el pasado se consideró que podría ser la estrella de Belén que guió a los Reyes Magos.


La Estrella de Belén, según nos cuenta la tradición cristiana, fue la luz que guió a los tres Reyes Magos en un largo viaje hasta el lugar del nacimiento de Jesús el Cristo.

Hay muchas teorías de astrónomos que han querido dar una razón natural al fenómeno de la Estrella de Belén, que se explica en el texto del Evangelio, con acontecimientos inusuales en el cielo, como una triple conjunción de Júpiter y Saturno, de Júpiter y Venus o de Júpiter y Regulus, una doble ocultación de Júpiter por la luna, un comenta o una supernova. Ninguna de ellas está confirmada y varias han sido descartadas.

Visión de Júpiter, la estrella más brillante, y Saturno el día 16 de diciembre de 2020, acerándose entre sí.

Sin embargo, este lunes día 21 sí habrá, por primera vez en casi 800 años, una Gran Conjunción de Júpiter y Saturno. Se dice que dos astros están en "conjunción" cuando, observados desde un tercero (la Tierra), se encuentran en la misma longitud celeste y la latitud es similar, así que los astros se aproximan mucho, aunque no coinciden, y visualmente parece que se fusionen, creando un solo astro mayor. El término "Gran Conjunción" es la que usan los astrónomos para describir el encuentro de los dos gigantes gaseosos, los planetas más grandes de nuestro Sistema Solar, el poderoso y brillante Júpiter y el glorioso Saturno anillado.

Venus y Júpiter juntos en 2015. La visión de la Gran Conjunción de este 21 de diciembre puede ser similar.

Las grandes conjunciones ocurren cada 20 años. Saturno tarda 30 años en dar la vuelta al sol, mientras que Júpiter tarda 12, así que cada 20 años Júpiter alcanza a Saturno visto desde la Tierra. Por lo tanto, la última de estas conjunciones fue en el 2000, pero estaban tan cerca del sol que fue difícil de observar. Aún así, aunque ocurran cada 20 años, no todas se crean de la misma manera, en la de 2000, por ejemplo, los gigantes pasaron a 1 grado de distancia entre ellos, lo que equivale al diámetro de dos lunas llenas. Sin embargo, la Gran Conjunción que veremos la noche de este solsticio será la aproximación visible más cercana desde 1226, en la Edad Media. Estarán, en la constelación de Capricornio, a solo 0,1 grados de distancia, como un 1/5 del diámetro de una luna llena.

Este es un momento único, un espectáculo que, según los expertos, no volverá a producirse hasta marzo del 2080. Asimismo, comentan que seguramente, dependiendo del punto del planeta en el que nos encontremos, la visión será distinta. EarthSky dice que "aparecerán en el cielo después de la puesta del sol para todos, pero, dicho esto, las condiciones exactas de nuestro cielo variarán, la altura de los planetas sobre el horizonte variará, y los planetas mismos, siempre en movimiento, aparecerán a diferentes distancias. Las condiciones atmosféricas en tu área también influirán, mucha oscuridad cerca del horizonte distorsiona la vista." Y con ello también varía la visión y la experiencia profunda de cada persona.

Visión simulada del momento de más aproximación entre Júpiter y Saturno, a las 18:33 del 21 de diciembre de 2020.

Así que este próximo lunes 21 de diciembre, alrededor de las 18:30, puede que algunos de nosotros veamos un solo astro alargado similar a la Estrella de Belén que guió a los Reyes Magos hasta el niño Jesús. Eso sí, se vean exactamente juntos o un poco separados, el brillo y resplandor que emanarán los dos planetas más grandes y brillantes juntos en la noche del solsticio de invierno —a partir del cual el día empieza a crecer—, indican claramente que ha nacido la Luz. Que este evento traiga luz a nuestro corazón y podamos vivir con la sencillez y la alegría de un niño.

Imágenes | SkyGuide (App)