Pret a Manger, la cadena estrella de comida rápida

Pret-à-porter es una expresión francesa que significa literalmente "listo para llevar", en referencia a prendas de ropa. Y es justamente esta expresión francesa en la que se inspiró la cadena británica de comida Pret-à-Manger, "listo para comer".

El Pret a Manger, popularmente referido simplemente como "Pret", es una cadena internacional de comida rápida especializada en la preparación de sándwiches (cortados en triángulos, algo típicamente británico) y café.

La primera tienda Pret a Manger nació en 1986 en Londres, Reino Unido. Ahora, hay un total de más de 450 tiendas Pret en nueve países: Reino Unido, Estados Unidos, Francia, Bélgica, Alemania, Suiza, Dubai, Hong Kong y Singapore.

Cada Pret tiene su propia cocina, que prepara la comida durante todo el día, así que todos los productos son recién hechos. Hay tiendas más grandes o menos, pero en el 90% de casos siempre hay, como mínimo, 2 o 3 mesas con sillas para sentarte a comer y un lavabo. También puedes comprar para llevar.

El surtido del Pret es muy amplio y, aunque puede cambiar mínimamente, en general todos los Pret disponen de los mismos productos. Tienen bocadillos y sándwiches de todo tipo, calientes y fríos; ensaladas; sushi; boles calientes de arroz, u otros cereales como la quinoa, con verduras variadas; platos calientes de pasta; sopas calientes y frías de varios sabores y medidas; snacks; diferentes estilos de postres; y distintas bebidas, como el famoso café, chocolate, té, etc. Además es una buena opción para los vegetarianos, pues hay muchas alternativas vegetarianas de cada comida indicadas con una etiqueta verde.

El menú tiene los platos estándar, que siempre encuentras en un Pret, y luego, en ciertas épocas del año, hay un surtido de elementos especiales. En navidad, por ejemplo, puedes encontrar una riquísima galleta de jengibre decorada como muñeco de nieve al que llaman "Melvin" (por el juego de palabras con "melting", que en inglés significa "que se deshace").

Son productos hechos con ingredientes bien tratados y con atención al detalle, creando combinaciones de sabores únicos y propios que solo encuentras allí, como su famosa "salsa pret". Comida de calidad que solo descubres una vez la pruebas.

Además, se nota que les gusta dar un buen servicio y se ocupan de una presentación y diseño bonito, no solo en la comida y en su embalaje (que usa cartón reciclado en lugar de plástico), sino también en las propias tiendas, en las que encuentras fotos creativas hechas con comida.

Y cuando ya te alegras de poder disfrutar de su comida en ciudades donde abundan sus tiendas, como Londres o Nueva York, descubres que, en cada ciudad en la que opera, cada día The Pret Foundation dona toda la comida que no se ha vendido a lo largo de ese día a programas y organizaciones de recogida de alimentos para que lleguen a los que no tienen recursos o viven en la calle. Y, en algunos países, como en Reino Unido, no solo donan comida, sino que también ayudan con sacos de dormir, equipos de cocina e incluso en la financiación de trabajos. Esta generosidad les hace brillar mucho más en su posición estrella.

No tenemos ninguna afiliación con Pret a Manger, este artículo es simplemente fruto de la libre opinión de nuestros editores.

Imágenes | Pret a Manger