Hablamos con Azul Marino Viajes. ¿Cómo ha afectado esta pandemia a las agencias?

La mayoría de nuestros viajes en familia los ha organizado Azul Marino Viajes. Su equipo lo forman personas "con una gran calidad humana que son auténticos expertos, viajeros y profesionales".

Les hemos contactado para descubrir cómo han gestionado esta situación. Y esto es lo que nos ha explicado Mamen, 20 años veterana en esta agencia:


Sigue habiendo interés por viajar. En este momento se preparan viajes a las Islas Baleares, Canarias, el norte de España, etc; y los españoles que quieren salir fuera se ven obligados a escoger para sus vacaciones solo entre países que tienen sus fronteras abiertas y sin restricciones, así que quienes buscan respirar aires nuevos se deciden por destinos que probablemente ni se hubieran planteado y que ahora son valiosas y únicas opciones: Albania, Macedonia, Polonia, Portugal, Madeira y las Azores. Casi no hay vuelos directos, pero el interés es tal que aceptan hacer escala y pagar las ganas. Durante la pandemia se ha viajado también a Kenia, Tanzania, Dubái, países que con un PCR permiten la entrada sin cuarentena.

Esta situación ha generado un importante revuelo para las agencias de viaje, los hoteles y las compañías aéreas, sobre todo en términos de dinero. Se han anulado muchos viajes que estaban pagados, lo que ha supuesto tener que tramitar la devolución. Mamen nos cuenta que siendo mediadores han quedado sujetos a lo que las empresas han decidido, una devolución en efectivo o generar vales para otra ocasión, tal como aprobó el Gobierno; si durante un año no los utilizan a finales del 2021 podrán solicitar el reembolso o utilizarlo para otros viajes. Por suerte, según la agencia, los clientes han cooperado y se han adaptado a la solución ofrecida.

La Agencia Viajes Azul Marino se ha ocupado también de repatriar a todos sus clientes que no podían regresar a España. Además algunas gestiones para viajar han cambiado. Se paga todo a última hora, se piden depósitos más bajos y se hacen más seguros a todo riesgo.

La agencia ha cerrado temporalmente varios oficinas, así que agradecen los avances tecnológicos que les permiten trabajar desde casa y mantenerse cerca del cliente que para ellos es algo sagrado. Azul Marino supone que cuando todo esté abierto la avidez por viajar habrá aumentado considerablemente.